GIRONANOTICIES.COM - Logo

El mitjà valent! Apostem per la llibertat d'expressió


Clima de Girona

23/05/2018


::



Notícies més llegides




Opinió


Carles Enric López

Puigdemont la diplomacia imaginaria entre el Tamazigh y el Uigur

Opinió  -  09/05/2018  -  20:01

Dos culturas, en principio, diametralmente opuestas, la Tamazigh y la Uigur, pero unidas con una extraña buena relación con el Gobierno catalán


Puigdemont y Ai Weiwei

Puigdemont y Ai Weiwei



Decir que Carles Puigdemont es un alma errante por el mundo no es ningún misterio. Desde el desafío independentista, a pesar de los millones invertidos en la penosa gestión de Raul Romeva, no se ha consiguido ningún soporte de un político en activo con peso. Más allá, incluso el famoso día de la independencia, ningún país del mundo reconoció a la supuesta nueva República de Cataluña.

En estos años, el Gobierno catalán ha tenido la tendencia de arrimarse, nunca mejor dicho con ironía, a todos aquellos movimientos con un peculiar sentido de estado. Si ya hablamos en alguna ocasión del movimiento Tamazigh del Norte de África, fuertemente vinculado con dirigentes políticos de ERC, ahora no podemos obviar, en las últimas semanas, el soporte del propio Puigdemont al “movimiento Uigur” de la China.

El movimiento citado tiene su origen en la Región Autónoma Uigur de Sinkiang. Es la zona más alejada de la China marítima y con fuertes influencias de los países del interior de Asia. El área es conocida como la China musulmana, ya que una buena parte de su población fue islamizada hace más de 1000 años. Actualmente es la zona con más mezquitas del gigante asiático, con cerca de 20.000.

Dos culturas, en principio, diametralmente opuestas, la Tamazigh y la Uigur, pero unidas con una extraña buena relación con el Gobierno catalán. Aunque ambas poseen algún punto más en común. Las dos han generado algunos de los activistas más peligrosos de los grupos terroristas Yihadistas y del ISIS en los últimos años. No sólo hay que recordar algunos atentados en China con innumerables muertos, sino también el origen Tamazigh de los terroristas abatidos en los atentados de Barcelona y Cambrils.

Dos comunidades distintas donde el expresidente Puigdemont busca esa extraña diplomacia que más que abrir puertas, las cierra. No hay que ser un gran analista internacional para conocer la especial sensibilidad del Gobierno chino al tema Uigur. Tampoco hay que abrazar ninguna tesis extraña para saber que el Gobierno de Marruecos tiene un especial celo con el tema Tamazigh.

Ser de una comunidad diferente nunca debería ser un problema. Estar expuesto a un gobierno fuerte tampoco debería ser un inconveniente. Pero, quizás, y solo quizás, Puigdemont en su delirio de emperador de la “Cataluña imaginaria” debería aprender que la diplomacia no funciona por golpes de casos perdidos, sino por conciliar las razones y las experiencias de quien gobierna.

Acercar, aunque sea la “Cataluña imaginaria” de Puigdemont, a casos perdidos por el mundo puede todavía más ensuciar la imagen exterior de la que fue la región más rica de España. La anterior inoperancia de Romeva se ha transformado ahora en la soledad de Puigdemont que debe abrir sus brazos no a aquel que puede ayudar a su fin en Cataluña, sino simplemente a aquel que puede aprovechar la debilidad del expresidente para aumentar su perdición.

Algunos recordamos aquella entrevista de Jordi Evole donde el expresidente quedaba en evidencia por su votación en el Parlament sobre el pueblo de Kurdistan en Cataluña. Eran otros tiempos. Eran tiempos donde la disciplina importaba más que la ética. Ahora sin causa, sin recursos, sin amigos, sin disciplina, vemos simplemente que la ética desaparece, y a uno, como Puigdemont, le surgen estupendos amigos con vínculos cuanto menos poco cercanos a la idílica Cataluña.

 

Quizás nuestro error es pensar que el “mundo imaginario” de Puigdemont es el de la tranquilidad. A lo mejor Puigdemont no es tan inocente, hemos sido delicados, como creemos sino que es un táctico que quiere llevar aún más al desastre a Cataluña. De mal en peor. Y por eso se junta con lo peor de cada clase, la cuna de los violentos en China y la cuna de los violentos en Africa. No hay que significar nunca un movimiento social, pero siempre hay que observar que actos respaldan. Y les guste o no, a unos y otros, personas de esos movimientos están detrás de demasiados atentados y demasiados muertos. Ante eso, quizás es mejor pensar que Puigdemont es simplemente, un ignorante.


Autor: Carles Enric López/GN


#puigdemont #tamazigh #uigur


#puigdemont #tamazigh #uigur


Whatsapp Descargar PDF Imprimir Enviar la nota a un amic Comentar




Comentaris (0)


La finalitat d'aquest servei és sumar valor a les notes i establir un contacte més fluid amb els nostres lectors. Els comentaris han acotar al tema de discussió. S'apreciarà la brevetat i claredat dels textos, i el bon ús del llenguatge: les males paraules i els insults no seran publicats


Comentaris a Facebook


Traducir con Google Translate

Bandera Inglaterra Bandera de España Bandera de Catalunya

Canal motor
Farmacias

Radio en directo

Radio en directo (Deportivo)

Gastronomia I Classificats


Imatges del dia



Enlaces de interes

Opinió


alt - Jean Castel

Jean Castel (Diputado de Ciutadans en el Parlament)

TORRA Y LA VUELTA AL BUCLE

¿Volveremos otra vez a tener las instituciones catalanas secuestradas por los que las han convertid...


alt - Puigdemont y Ai Weiwei

Carles Enric López/GN

Puigdemont la diplomacia imaginaria entre el Tamazigh y el Uigur

Dos culturas, en principio, diametralmente opuestas, la Tamazigh y la Uigur, pero unidas con una ext...


Agenda